Prueba de Memoria demorada

Tal como quedamos en días anteriores, en este caso se trata de hacer un sencillo ejercicio de memoria demorada (se trata de recordar hechos o datos más lejanos en el tiempo).

Para ello proponemos que alguien (preferentemente) o tú mismo lea en voz alta el siguiente texto. Si lo haces tú, no te detengas en él más tiempo del que lo haría un lector imparcial, ya que llevarías ventaja.

Una vez escuchado el texto hay que esperar cinco minutos y escribir el texto leído. Lo importante, al igual que en el ejercicio anterior, no es transcribir palabra por palabra sino recordar los grandes conceptos contenidos en el texto.

Leer todo…

Juguemos a memorizar

No hay mejor modo de ejercitar la memoria que con el juego. Como en otras ocasiones es mejor contar con alguien que nos ayude, aunque no nos costará nada encontrarlo porque el juego es una de las actividades más enriquecedoras y atrayentes a cualquier edad.

Se trata de emparejar palabras. Cada vez que oigas los distintos emparejamientos será una prueba distinta, puesto que la lectura debe hacerse alternando el orden de la lista.

Tu ayudante leerá la lista. Una vez terminada la lectura, leerá una de las palabras (o la primera o la segunda de cada pareja) y  tú escribirás  la palabra que la empareja según la lista.

Leer todo…

La narración de una historia

Cuando vamos a narrar una historia, la recordamos y construimos basándonos en la articulación de una serie de episodios en función de cinco dimensiones o dominios básicos de información, como son:

  • su ubicación espacial,
  • su ubicación temporal,
  • las relaciones causales entre los episodios,
  • sus protagonistas y
  • las motivaciones o metas de los protagonistas.

Así, captando información de estas cinco dimensiones vamos elaborando una historia que presenta una secuencia de situaciones.

Leer todo…

Conocer nuestra memoria inmediata

Podemos “medir” nuestra memoria de dos maneras: la memoria inmediata (hechos o datos muy recientes) y la memoria retardada (recordar hechos o datos más lejanos en el tiempo)

El factor de memoria complementa otras capacidades (como la verbal, la numérica, etc) de forma que su desarrollo o su defecto tiene consecuencias positivas o negativas en las mismas.

Esta capacidad se muestra cada vez más útil en tareas que requieren recordar muchos datos y mantenerlos durante gran parte del tiempo.

Continuar leyendo …

Cómo recuperamos las historias

Seguro que lo que te voy a contar aquí te suena y has vivido algo semejante. Te vamos a explicar cómo funciona la memoria.

Además de las estrategias de recuperación caracterizadas por las “iteraciones concéntricas” (lo podemos llamar “tirar del hilo”) de las que hemos hablado en un artículo anterior, existen otras estrategias deliberadas de recuperación de historias, entre las que se encuentra una de las que con más frecuencia se pone en marcha en el funcionamiento normal de un individuo.

La diferencia principal con la anterior (iteraciones concéntricas) es que la dimensión principal sobre la que gira, es el flujo temporal de los acontecimientos, es decir, que la forma más habitual de recuperación en este caso es que los acontecimientos están necesariamente ordenados en una secuencia.

Continuar leyendo …

 Page 18 of 19  « First  ... « 15  16  17  18  19 »