Aunque la principal característica de una historia es su continuidad temporal, la narración de una historia presupone la existencia de límites temporales en que el suceso está temporalmente acotado, pero ¿cuáles son los factores que determinan el establecimiento de esos límites en el continuo de una historia?.

Para resolver este problema lo más apropiado parece preguntar a los individuos dónde ponen los límites de los sucesos o episodios.

Se han realizado diversos estudios en los que se presenta a los participantes una película (entre 2 y 5 minutos) y se les da un pulsador para que indiquen dónde creen que finaliza un episodio y comienza el siguiente.

Al principio es importante no dar muchas pistas sobre qué se entiende por suceso o episodio, dando la máxima libertad y así obtener la información más fiable posible de la segmentación que realizan espontáneamente los sujetos.

Seguir leyendo…

Los beneficios de una siesta plus

En unas recientes investigaciones realizadas por una universidad de Israel (Hafi) en colaboración con un laboratorio de Sueño de Tel Aviv, se ha encontrado un método para mejorar la fijación memorística de los recuerdos y la destreza. ¡Increíble pero cierto, echarse una buena siesta de 90 minutos! a mitad de tarde.

Los investigadores han estudiado cierta habilidad en un grupo de sujetos para repetir ejercicios consistentes en una secuencia a realizar con los dedos.

Para llevar a cabo este estudio, se dividió a los participantes en dos grupos, uno de ellos aprendía la secuencia y se echaban la siesta de 90 minutos, el otro grupo por el contrario permanecía despierto.

Los resultados sorprendentemente mostraban mejoras significativas en el grupo que había dormido a media tarde a la hora de realizar correctamente el ejercicio.

Seguir leyendo…

Prueba de Memoria demorada

Tal como quedamos en días anteriores, en este caso se trata de hacer un sencillo ejercicio de memoria demorada (se trata de recordar hechos o datos más lejanos en el tiempo).

Para ello proponemos que alguien (preferentemente) o tú mismo lea en voz alta el siguiente texto. Si lo haces tú, no te detengas en él más tiempo del que lo haría un lector imparcial, ya que llevarías ventaja.

Una vez escuchado el texto hay que esperar cinco minutos y escribir el texto leído. Lo importante, al igual que en el ejercicio anterior, no es transcribir palabra por palabra sino recordar los grandes conceptos contenidos en el texto.

Seguir leyendo…

Juguemos a memorizar

No hay mejor modo de ejercitar la memoria que con el juego. Como en otras ocasiones es mejor contar con alguien que nos ayude, aunque no nos costará nada encontrarlo porque el juego es una de las actividades más enriquecedoras y atrayentes a cualquier edad.

Se trata de emparejar palabras. Cada vez que oigas los distintos emparejamientos será una prueba distinta, puesto que la lectura debe hacerse alternando el orden de la lista.

Tu ayudante leerá la lista. Una vez terminada la lectura, leerá una de las palabras (o la primera o la segunda de cada pareja) y  tú escribirás  la palabra que la empareja según la lista.

Seguir leyendo…

La narración de una historia

Cuando vamos a narrar una historia, la recordamos y construimos basándonos en la articulación de una serie de episodios en función de cinco dimensiones o dominios básicos de información, como son:

  • su ubicación espacial,
  • su ubicación temporal,
  • las relaciones causales entre los episodios,
  • sus protagonistas y
  • las motivaciones o metas de los protagonistas.

Así, captando información de estas cinco dimensiones vamos elaborando una historia que presenta una secuencia de situaciones.

Seguir leyendo…

 Page 19 of 20  « First  ... « 16  17  18  19  20 »